Estamos inmersos en un tormenta de Ideas y Objetivos definiendo al Paciente Emergente: Qué y cómo debe usar las Aplicaciones móviles y la Información que le ofrecen en Internet – utilizando las Social Media – para ‘empoderarlo’ y mejorar su relación con el Sistema Sanitario (y recordemos que el control y vigilancia desde las áreas de Salud Pública también es Salud: epidemias, actuación zoosanitaria, higiene y salud laboral…).

mhealth

Dentro de esta nueva situación de la Salud digital y las nuevas formas de atención sanitaria (excepcional y recomendable vídeo de CanalSalut) quiero relacionar el Informe Sociedad de la Información en España 2014 (Fundación Telefónica. Enero 2015) donde encontramos una acertada afirmación de que nos encontramos “con una situación en la que la mayoría de los ciudadanos de las sociedades modernas ya se encuentran conectados a la Red, y siguiente fase en el desarrollo de Internet será la conexión de todo tipo de dispositivos y máquinas. Este fenómeno, conocido como Internet de las cosas permitirá una mayor interacción con el entorno y el desarrollo de ambientes inteligentes o smart”. Y es que el vehículo se convierte en un nuevo espacio inteligente; es decir, el vehículo son las fuentes de Internet y las Aplicaciones, que ya tienen un peso específico decisivo en la relación Paciente – Salud.

Y por eso quiero vincular estos dos vehículos (acceso a internet y Apps de Salud) a la Seguridad del Paciente que los usa.

En el post Las TIC están llamadas a convertirse en motor del cambio del sistema sanitario (portal www.somospacientes.com , marzo de 2015) encontramos el informe ‘La contribución de las TIC en la optimización del sistema de salud y la atención al paciente emergente’, (coordinación generada desde el laboratorio Menarini) que revisa la manera en la que estas tecnologías modifican el modelo asistencial. El titular de dicho post es una de las principales conclusiones del #ForoconTIC, integrado por medio centenar de expertos, que ha analizado el papel de estas tecnologías como elemento de innovación en el cuidado de la salud.

Bien. Estoy total y alineadamente de acuerdo con estas conclusiones. Pero en mi opinión falta un análisis más profundo sobre la Seguridad del Paciente en Tecnologías de Acceso, Dispositivos en hogares, y el acceso a Internet.

Creo necesario incluir conceptos como ‘mapa de riesgos’, y seguimiento del daño en el uso y seguridad de las Apps en Salud, sobre todo, aunque también sirve para la información disponible en internet.

Modelos de identificación segura

En planetbiometrics.com encontramos análisis sobre datos con seguridad estas tres soluciones viables: Reconocimiento de voz, identificación de huella digital y reconocimiento facial.

Por otro lado, Francisco José Sánchez Laguna (Responsable del Servicio de Coordinación de Sistemas de Información en el Servicio Andaluz de Salud) dice que: “Sobre el factor limitante del certificado digital, comentarte que estamos trabajando en sustituirlo por otras opciones menos “excluyentes” (desde el punto de vista tecnológico). La opción que parece más clara es la autenticación en dos pasos, es decir, usuario y contraseña y que luego te llegue un código temporal al móvil (algo así como lo que hace Google Authenticator). Veremos si podemos desarrollarlo pronto (el tema legislativo es el principal retraso, porque la tecnología ya está disponible hace tiempo)”, en una conversación ‘digital’ dentro de unos foros comunes que compartimos. Esta opción de autenticación es una variable óptima. Pero…

¿Por qué estamos ante este ‘freno’ en el desarrollo con seguridad de dispositivos digitales para la Salud? ¿Los datos de la salud son más importantes que los que manejamos cuando accedemos a nuestra cuenta bancaria, por ejemplo?
La cuestión es que se vislumbra un enorme modelo de negocio entre los proveedores de tecnologías sanitarias, y quien maneje los datos de pacientes, manejará mucho ‘poder’ comercial. Un usuario puede cambiar de banco si no tiene experiencias positivas, pero en Salud hay una brecha sobre la autonomía del paciente acerca de lo que suponen sus decisiones.

De esta manera, esta entrevista a Antonio Ramos (experto en el área de la seguridad informática): “Sería una locura enumerar los riesgos a los que se expone el usuario en Internet” (abril 2015, El Economista.es) evidencia que hay un gran recorrido por delante.

Mientras tanto, Fujitsu presenta un ‘smartphone’ con lector del iris, porque la compañía defiende en el Mobile World Congress (marzo 2015) que es más seguro que la huella dactilar, aportando un nuevo modelo de autenticación de usuario sobre su dispositivo móvil, que a la postre es que generará la comunicación de sus datos hacia plataformas digitales que controlarán Sistemas de Salud.

Este es el asunto clave dentro de este artículo, al hablar de Apps, porque después me referiré a la Seguridad en la consulta en Internet.

Creo que estamos muy por debajo del umbral de la filosofía de Seguridad del Paciente en la usabilidad de las Apps. Y para eso me dirijo a la www.calidadappsalud.com, publicada por la ACSA (Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales), que es un portal orientado a la Estrategia de Calidad y Seguridad en aplicaciones móviles de salud. Hay que reconocer que es un sistema pionero, y ya es referencia en estudios y análisis en Europa, sobre todo por su modelo ‘Distintivo App Saludable‘, que reconoce la calidad y seguridad de las apps de salud.

Este modelo se basa  en las 31 recomendaciones ya publicadas en la Guía de recomendaciones para el diseño, uso y evaluación de apps de salud, que se estructuran en 4 bloques: Diseño y pertinencia; Calidad y seguridad de la información; Prestación de servicios y Confidencialidad y Privacidad.

Está muy completa su sección de ‘Calidad y Seguridad de la Información’, alineada a los principios de SINASP (Sistema de Notificación y Aprendizaje para la Seguridad del Paciente).

Disponemos de otro modelo de referencia ‘Libro Verde de la salud móvil’ (Green Paper on mHealth), impulsado en abril 2014 desde la Comisión Europea para implementar soluciones móviles de salud. Se recogieron ideas y se publicaron en este informe descargable donde se reflejan necesidades de Certificar las APPs, donde aparecen advertencias de necesidad de mayor regulación, argumentando que las aplicaciones de mHealth que se califican como médico dispositivos ya deben llevar el marcado CE.  También la mayoría de los encuestados destacaron la dificultad de probar la eficacia de las soluciones mHealth, y se espera la necesidad de estudios de impacto a largo plazo.

En dicho informe aparecen estas otras importantes claves analizadas:

  • Protección de datos , incluyendo seguridad de los datos de salud
  • Big Data
  • Situación actual en el marco jurídico aplicable de la UE
  • La seguridad y la transparencia de la información del paciente
  • Rol de la mHealth en los sistemas sanitarios e Igualdad de acceso
  • Interoperabilidad
  • Modelos de inversión en Sistemas de Salud
  • Responsabilidad
  • Investigación e innovación
  • Cooperación internacional

paciente emergente

Analogías con el Uso de los ciudadanos de los Sistemas de Salud

Cuando se habla de que las tecnologías en Salud Móvil (teléfonos conectados a dispositivos, dispositivos autónomos en enviar datos de estados de salud, consultas de Telemedicina…) pueden sacar ventaja de la propia tecnología, estamos ante la decisión de un paciente al igual que cuando asume su rol de usuario de un Sistema de Salud,  público o privado: Crean expectativa sobre su uso; Lo mismo que cuando piden cita para consulta.

Sin embargo, en este sentido, me parece que hay una diferencia sobre el momento del Uso de la App (dispositivo o aplicación): Creo que usar la App no se produce normalmente en una situación ‘aguda’ o urgente de salud.

Por eso es necesaria una confianza total en contenidos y seguridad para la Toma de Decisiones del Paciente con las Apps y con los Recursos de la WEB (webs, blogs….). Entiendo que es necesario medir puntos estricamente claves:
Identificación del usuario
Gestión de los Datos del Usuario (Big Data) que se generan
Garantías físico médicas de las variables que una App informa al paciente.

Necesitamos filtrar más las publicaciones con estándar de Seguridad para esto nuevos entornos inteligentes, porque muchos Profesionales TICs Sanitarios ya están prescribiendo APps y recursos WEBS para el Paciente.

Me gustaría aportar la publicación Soluciones para la seguridad del paciente (OMS, mayo de 2007), incluido entre los Programas y Proyectos de la Organización Mundial de la Salud. Me genera ideas sobre
la experiencia de usuario acerca de la Sensibilización a la conectividad:
-aplicaciones pueden ayudar a detectar más rapido enfermedades
– Médicos recomiendan uso de dispositivos de monitoreo y aplicaciones de salud

Esta eclosión de atención sanitaria Digital o Salud y TICs tiene, además, un desencuentro ante la capacidad de aprendizaje y manejo de los pacientes. El mundo rural en España supone la mitad de la población. Y esto es un dato tan importante para la usabilidad como para el escaparate de proveedores de tecnologías de salud.

En otro artículo futuro expondré qué puede pasar con los modelos de aprendizaje de pacientes sobre estas nuevas tecnologías digitales.

Anuncios