Cartel del evento. Web oficial: www.primeracarreraazul.wordpress.com

El método de una carrera popular como técnica conductual para niños con autismo es una herramienta de gran utilidad. ¿Por qué? Porque necesitamos involucrar a un niño autista al aprendizaje (cómo se corre dentro de un espacio guiado o circuito, cómo se desarrolla la carrera junto a otras personas – colectividad – ) y el refuerzo positivo que ofrece la consecución de pequeños pasos u objetivos durante una carrera. La conducta de un niño autista cambia lentamente y en incrementos pequeños.

Imagínate que mientras participas en un carrera popular. Con tu inclusión estás ayudando a esos pequeños pasos de aprendizaje y desarrollo conductual de niños autistas. Ayudarás porque formarás parte del universo de elementos (incluyendo organizadores y especialistas sanitarios y educativos) que forman parte de ese reto que se ha planteado para el domingo 2 de abril en Santa Fe (Granada) que se llama I Carrera Azul (web oficial del evento).

Este evento se ha planteado para dar visibilidad a la enfermedad, si. Pero también para PARTICIPAR. Miles de personas (padres y madres y sus hijos) lo harán gracias a la organización de la Asociación MÍRAME (Asociación de apoyo a familias y personas con trastornos del espectro autista de Granada) en colaboración con la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) y el Ayuntamiento de Santa Fe.

Habrá diferentes recorridos para que adultos acompañen a niños. Niños que no tienen ningún trastorno del espectro autista, y que en la mente del niño enfermo aparecerán como elementos integrados en su reto. ¡Qué importancia tiene esto! Sabemos que es un trastorno que afecta a la capacidad de las personas para la socialización, la comunicación o la reciprocidad emocional, son una constante amenaza de soledad y aislamiento. La Integración social en los trastornos del autismo (Autismodiario.org /publicado el 29 de marzo de 2012) es esencial en el complejo tiempo de tratamiento.

getafe-carrera-autismo-
IV Carrera solidaria de Getafe por el Autismo. 2015

Por tanto, participar en una carrera popular con niños no autistas, sus padres, los padres y los niños autistas, forma parte de la integración de ‘inteligencia social’, según la teoría del conexionismo.

Incluso se está pensando en el desarrollo de la tecnología para usar Robots que ayuden a niños autistas a mejorar su integración social (Europapress. publicación de 8 de julio de 2015)

Foto: EUROPA PRESS

Algún signo del espectro de Autismo afecta a uno de cada 250 niños

Los trastornos del espectro autista (TEA) son un grupo de Discapacidades del desarrollo que pueden causar problemas significativos de socialización, comunicación y conducta. Las personas con TEA procesan la información en su cerebro de manera distinta a los demás.

Los TEA son trastornos de un espectro. Esto significa que afectan de manera distinta a cada persona y pueden ser desde muy leves a graves. Las personas con TEA presentan algunos síntomas similares, como problemas de interacción social. Pero hay diferencias en el momento en que aparecen los síntomas, su gravedad y naturaleza exacta.

Según la Federación andaluza de padres con hijos con trastornos del espectro autista (Federación Autismo Andalucía) los TEA afectan en España a 1/250 niños, y pueden identificarse cinco trastornos en total que serían considerados como TGD (trastornos generalizados del desarrollo):

  1. Trastorno Autista: Equivalente al síndrome de Kanner e incluiría la forma de autismo clásica y prototípica.
  2. Trastorno Desintegrativo de la Infancia: Presenta un patrón característico de regresión evolutiva: una significativa pérdida de funciones previamente adquiridas tras un desarrollo aparentemente normal.
  3. Síndrome de Asperger: No implica alteraciones formales del lenguaje y se asocia con un buen desarrollo cognitivo.
  4. Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado: Incluye aquellas formas de aparición del trastorno que no cumplen los criterios rigurosamente o presentan sintomatología atípica.
  5. Síndrome de Rett: Implica una degeneración motriz y de conducta significativa. Se da en niñas y suele asociarse a un severo retraso mental, trastornos orgánicos y microcefalia. Ya se ha descubierto que en un  80% de los casos, su origen es la mutación del gen MECP2 del cromosoma X, por lo que ya se excluye de este grupo.

Diagnóstico

Foto: Doctora examinando a un niñoLos TEA pueden ser difíciles de diagnosticar, porque no existen pruebas médicas, como los análisis de sangre, para diagnosticar estos trastornos. Para hacer un diagnóstico, los médicos evalúan la conducta del niño y su desarrollo.

Los TEA a menudo pueden detectarse a los 18 meses de edad o antes. Hacia los dos años, el diagnóstico que haga un profesional experimentado se puede considerar muy fiable.[1] Sin embargo, muchos niños no reciben un diagnóstico definitivo sino hasta que tienen más edad. Este retraso significa que hay niños con TEA que no reciben la ayuda que necesitan.

Referencias

Fespau (Conferación Española de Autismo)

CDC en Español (Centros para el control y prevención de las enfermedades)

Anuncios