En este artículo voy a analizar cinco elementos claves:

  • La Sobrecarga o saturación mental en Covid 19
  • El consumo de información en Covid 19
  • Miedos y confusión en internet
  • Bulos en Salud durante la Pandemia de Covid 19
  • Actitud ante la saturación de la información
Covid-19 coronavirus, data visualization of the virus as it turns into a global pandemic. 3D illustration.

La Sobrecarga o saturación mental en Covid 19

Durante la la pandemia es muy típica en todos nosotros. De hecho, esa sobrecarga mental se produce porque
1.- Hemos tenido experiencias negativas por la enfermedad, o afecta a personas allegadas.
2.- Económicamente nos afecta, o nos va a afectar progresivamente, y no sabemos o no podemos cambiar nuestro puesto de trabajo o empresa. Por eso es necesario tener una mente lúcida y abierta para ser creativos y emprendedores en nuestra necesidad económica. Pero … no podemos. Caemos siempre en el pensamiento negativo y frustrante. Y estamos habitualmente “cabreados con la vida y con todo lo que está pasando”. No nos damos cuenta, pero nos pasa.
3.- Si estás con sobrecarga mental, tendrás bajos niveles de atención selectiva. Eso significa que te cuesta trabajo concentrarte, que te olvidas de tareas, que la memoria te falla. Eso se produce por un proceso bioquímico que se produce en nuestro organismo porque hay un exceso de hormonas segregadas por los continuos estados de estrés que nos llevan a la ansiedad. Y la ansiedad es la puerta de entrada al miedo, al pánico, al disgusto, e incluso la tristeza, depresión y pocas ganas de hacer cosas.
Y cuando estás en Internet, el problema de los algoritmos de las Redes Sociales es que producen el llamado sesgo selectivo: te llama más la atención las mismas cosas que publican otras personas con esos cabreos. Y eso lo que hace es que cuanto más interaccionas con esas conversaciones, más te ofrecen las Redes Sociales la conversación de esas mismas personas. Es exactamente lo mismo que cuando hay elecciones: Como tu le das ‘likes’ o contestación a las mismas ideologías, esas mismas conversaciones te vienen de retorno de forma continua. Pero si eres una persona ‘híbrida’ y tienes diferentes contactos de diferente pensamiento y conversación, entonces verás ‘de todo’.
Le está pasando a muchísima gente, no sólo a las personas normales como tu y como yo. Les pasa a Sanitarios, a Políticos, a Gestores, a la Policía, a camareros, a profesores… Hay estudios científicos que prueban que los estudiantes con saturación mental tienen peores notas en los exámenes. De hecho, toda esta saturación lo que nos hace es reducirnos la capacidad de deducir la lógica de las cosas. No te das cuenta, pero pasa. Cuando tenemos problemas continuados (como los pacientes crónicos o de cáncer, o cuando tenemos problemas de larga duración en la vida) no sabemos deducir con la misma capacidad que si no tuviésemos esos problemas.

El consumo de información en Covid 19

Ya por abril de 2020, en pleno inicio mundial de la pandemia vimos publicar un interesante estudio sobre cómo las diferentes generaciones consumen información. Lo publicaron en la web de Visual Capitalist, una de las editoriales digitales de más rápido crecimiento a nivel mundial, y que se centra en temas que incluyen mercados, tecnología, energía y economía global.  La Publicación fue Cómo COVID-19 ha afectado el consumo de medios, por generación. Así publicaron visualmente y comparativamente su análisis: Veremos que la búsqueda de vídeos ha sido la tónica dominante, pero que también han habido formas de actividad positiva en el uso de Internet: ver deporte, películas, usar humor, y aprender a hacer cosas (música, cocina, jugar…). He ahí uno de los éxitos de Tik Tok, que supone un entretenimiento mediante la creatividad de vídeos y concursos entre sus usuarios. Una forma de evadirse, claro.

Consumo de medios de covid-19 por generación

Miedos y confusión en internet durante Covid 19

Aunque lo que siguen pasando es que el miedo continuo se impregna en tus conversaciones digitales o personales con tus amistades. Y te exaltas bruscamente. ¿Verdad? Ves por ejemplo una foto en Internet de gente aglomerada por la calle y ya estás pensando en que habrá muchos contagios y que las restricciones serán otra vez un nuevo problema. Es como un círculo vicioso del que no salimos.
Y encima, continuamente nos viene información nueva sobre cómo combatir el virus. Y empiezas a dudar de si “esto es nuevo o es lo de antes. Me estoy haciendo un lío”.
Además, si te pasan información discrepante o diferente que podría ser una ‘solución’, entonces esa ‘solución’ lo que haces es compartirla porque crees que haces bien para tus contactos. Lo compartes en whatsapp, en FaceBook, donde sea. O incluso le das ‘me gusta’ porque es una ‘idea seductora’ y novedosa, y crees que por ahí pueden venir soluciones. ¿Sabes a quien le pasa mucho? A quienes tienen problemas crónicos de salud, u oncológicos: el acortamiento del problema es la búsqueda continua a quien busca soluciones. Es la puerta de entrada a la Desinformación y el Bulo.

¿Y sabes qué pasa con esta situación tan complicada? Que tu mente necesita ‘acortar’ soluciones. Acortar la solución en los temas de Salud, o en los asuntos de responsabilidad social, significa que “estoy harto”.

Bulos en Salud durante la Pandemia de Covid 19

Y es entonces cuando sucede la invasión del bulo, que son ‘soluciones’ curiosas o nuevas o llamativas que no tienen evidencia científica. Un ejemplo está muy cercano en la Homeopatía: hay muchos productos de esos de ‘solución para tus articulaciones con cartílago de tiburón’, o lejía para prevenir Covid19 o cáncer. Estos Bulos en Covid19 los puedes comprobar en la web del Instituto Salud Sin Bulos, donde hay bastantes publicados y analizados.
¿Sabes por qué te crees los Bulos?
Existen dos formas de ‘aceptar’ la entrada del Bulo en Salud por tus Redes Sociales: no sabes si la informacion es ‘científica’, y es una información sorprendente y novedosa.
1º No sabes filtrar la información. Es decir, no tienes capacidad de discernir si es una información
que dice que hay evidencia. Pero no es cierto porque esos mismos defensores de una teórica evidencia de esa solución también están inmersos en problemas de deducción. También es verdad que las conversaciones basadas en la discusión política son otra puerta abierta a querer llevar la razón, y eso netamente es muy improbable. Y como no vas a convencer, te saturas. Por eso es mejor evitar esa conversación sobre quien lo hace mejor o quien lo ha hecho peor.
2º Es una información sorprendente y novedosa. Al Ser humano, lo nuevo le seduce mucho, y le permite emocionarse cuando descubre cosas nuevas. Pero lo que no sabe, por término medio, es discernir si esa información es fiable o no.

Existen dos formas de ‘aceptar’ la entrada del Bulo en Salud por tus Redes Sociales: no sabes si la información es ‘científica’, y es una información sorprendente y novedosa.

Actitud ante la saturación de la información

¿Qué hacer? Darte cuenta de que la saturación te influye. Ser honesto contigo mismo. Identificar que te está pasando. Y pensar tranquilamente qué pasaría si no estuvieras saturado, es decir: recuperar el control de la tensión emocional.
Por ejemplo: Moviliza el apoyo social que puedas tener. Habla con amistades. Llora si tienes que llorar. Canta si quieres hacerlo (es muy bueno cantar canciones que siempre te han animado). Habla con temas distintos de tu preocupación. Realiza actividades agradables: Usa el humor. Pasea, haz cosas que exijan tu ‘competencia’ instrumental: lo que sabes hacer muy bien con tus manos, tus pies, tus capacidades artísticas…Sé creativo. Quizás no puedas hacerlo todo en casa o con las limitaciones actuales, pero la gente creativa lo está haciendo. Recuerda que eso te gustaba verlo en Redes Sociales en el principio de la pandemia. ¿Sabes por qué? Porque en realidad nuestro cerebro admira la creatividad, y te invita a imitarla. Pero depende de ti que te esfuerces en imitar o crear nuevas cosas.
Practica la regulación del tiempo y del esfuerzo: Aprende a Delegar o a pedir ayuda. Selecciona tareas que temporalmente puedes dejar de hacer. Para ello, Aprende a enseñar lo que tu haces. Uno de los grandes problemas en la gestión de las tareas domésticas es que (atención, que esto es un ejemplo) la persona en la familia que pasa menos tiempo en casa es la que se ocupa menos de las tareas. Y cuando llega a casa, llega o cansado o también saturado por los problemas que trae. Pero resulta que la persona que está más tiempo en casa también está saturada por la rutina, porque también tiene otros problemas de cosas que no funcionan en casa. Y si a ello le añades la crianza, también hay otros problemas añadidos. Históricamente este es el problema de la repartición de tareas entre hombre y mujer. La mujer espera que el hombre ayude, pero la mujer no sabe enseñar al hombre a ayudar. Y el hombre se refugia en un “tu lo haces mejor” y así acorta la solución, y el problema sigue, y las recompensas de viajes y regalos no solucionan el problema. Ni el hombre sabe enseñar a hacer tareas tradicionales de los hombres, ni las mujeres tampoco. Delegar es ENSEÑAR. Y eso nos ayuda a todos.

Actividad fisica y disfrute de la naturaleza

Da salida a la parte física: libera esas hormonas de exceso. Por eso se recomiendan varias horas de actividad física o deportiva a la semana. En nuestro artículo Lo positivo contra la ansiedad en COVID19: pasear, hacer ejercicio físico y contemplar la naturaleza verás evidencias del por qué.
Y me dirás: “yo ya hago mucha actividad física todos los días”. Pero es que la actividad física para recuperarse de la saturación mental es otro tipo de actividad física. Es la que te obliga a tener un reto: andar, pasear, competir, jugar… El cerebro se va a liberar mejor porque se ‘airea’ con el deporte, con los retos deportivos, con esa hora de esfuerzo. De hecho es distinto el placer de ese cansancio posterior que nos da el deporte o pasear rápido, que el cansancio de las rutinas diarias con esfuerzo físico. Esa es la prueba de que necesitamos liberar con la actividad física que debemos ‘imponer’ en nuestra agenda.
Trata de contemplar la naturaleza. Viaja a través del tiempo, usa tu imaginación para evadirte. Usa recursos para practicar el humor. El humor es fantástico porque también libera la mente. Por eso nos gusta mucho de vez en cuando estar con esa persona que sabe contar chistes o te produce situaciones emocionales positivas con sus ocurrencias. Busca películas o vídeos de humor en internet. Ríete de ti mismo. Cuenta anécdotas con otras personas que hagan que se rían contigo.
Y escucha música. Ojo con las letras que tienen, porque un mensaje continuado dentro de las canciones es también un impulso a pensar con lo que dice la letra. Pero si tienes que bailar, o cantar cosas o historias que siempre te han gustado, será fantástico. Esa es la razón por la cual los karaokes triunfan: competimos, nos reímos, y nos resulta agradable escuchar canciones de buenos recuerdos.
Ánimo!!!

Referencias de apoyo

Estrés de salud mental y resiliencia en tiempos de COVID-19 (Phycopedia.com)
Colección electrónica ‘Edición temática de JMH 2020: COVID-19 y salud mental: impacto e intervenciones’ (mHealth.jmir)
Perspectivas de las redes sociales sobre la salud mental de EE. UU. Durante la pandemia COVID-19: análisis longitudinal de los datos de Twitter (mHealth. jmir. 14 de diciembre de 2020)